Yerba Mate Argentina

Novedades

Productores de yerba mate comenzaron a reconvertir viejos yerbales

Nuestros Productores | 28/11/2015

Gracias al programa 3×1 del INYM , que permite reconvertir 3 hectáreas de yerbales improductivos por 1 hectárea de alto rendimiento

Los primeros productores que se sumaron tres años atrás al Programa de Renovación de Viejos Yerbales, más conocido como “3×1”, ya comenzaron a incorporar otra actividad en sus chacras. La mayor parte de ellos se volcó  a la  forestación, ya sea con especies nativas o con variedades exóticas. De este modo, reconvertirán tres hectáreas de yerbales improductivos hacia una variante que les genere ingresos.

Durante una recorrida por la zona de Hipólito Irigoyen y Jardín América se pudo comprobar el avance en la preparación de los suelos; especialmente entre los diez colonos que integran el grupo “Ñacanguazú”.

“Algunos productores van a forestar con especies nativas y otros, que son el porcentaje mayoritario, prefirieron especies exóticas como kiri, grevillea o quizás cedro”, señaló el ingeniero forestal Roque Toloza, del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria
(INTA) Puerto Rico.

El profesional explicó que por sus características de pequeños productores, estos colonos piensan en actividades que le generen beneficios en ciclos cortos. “Por eso –apuntó- muchos optaron por el kiri, ya que es de rápido crecimiento y tiene demanda de las carpinterías por su facilidad de manejo”.

Este programa del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) apunta a la sustitución de tres hectáreas de yerbales improductivos por una hectárea desarrollada con plantines de alto rendimiento. Está orientado a productores de hasta diez hectáreas, que viven en sus chacras. Los primeros plantines fueron llevados a las chacras en el año 2012.

Durante el corriente año se sumaron 100 nuevos colonos, con lo cual el total de beneficiarios llega a 290 productores. La contraprestación de los productores consiste en erradicar esas tres hectáreas improductivas para dedicarlas a otra actividad.

“Somos de los primeros productores que en el 2012 hicimos media hectárea y en el 2.013 completamos la segunda parte. Los plantines vinieron bien, con muy pocas fallas”, afirmó  Jorge Stempel, quien se decidió a forestar con kiri.

“Estoy muy conforme, es un programa muy positivo. Yo elegí el kiri porque tiene  buen precio y se cría rápido. Por lo que sé,  hay demanda de grevillea y de kiri”, añadió, para luego contar que están siguiendo las recomendaciones de los técnicos en la preparación del suelo, “como poner cal en los pozos para bajar el PH del suelo, y también colocar algo de abono”.

Otros productores, en cambio, se decidieron por la forestación con el objetivo de proveer leña para los secaderos de yerba mate. “Yo voy a plantar eucalipto”, comentó Carlos Prociuk, un colono que tiene su chacra en el límite entre Jardín América e Hipólito Irigoyen.

Por lo general, don Prociuk hace de anfitrión de las reuniones del grupo que se desarrollan en el patio de su casa. Él ya tiene preparado el suelo y antes de fin de mes comenzará con la plantación de las tres hectáreas de eucaliptos.

La asistencia técnica es fundamental en todo el proceso de reconversión, tanto para el desarrollo de la nueva plantación de yerba mate como en la forestación de las tres hectáreas que antes eran improductivas. En las charlas con los colonos los especialistas siempre brindan toda la información acerca de las alternativas más potables, ya sea por rapidez en el crecimiento de los árboles o por su valor en el mercado de la foresto industria.

El ingeniero agrónomo Jorge Florentín trabaja en el INTA de Santo Pipó y es uno de los técnicos que acompaña al grupo “Ñacanguazú”. “Estoy muy conforme porque el 80 o 90% de los productores son activos, vienen a las reuniones e incluso hemos recuperado buenas prácticas para el manejo del suelo y del agua, como las curvas de nivel y el uso de cubiertas verdes”, comentó entusiasmado.

Para el ingeniero Florentín, la calidad de los plantines y la regularidad en  la entrega de los insumos provistos por el INYM fueron claves para el éxito del programa, lo cual afianzó la confianza de los productores hacia los técnicos. “Al principio no querían hacer ningún práctica ajena a las que tenían como costumbre, pero hoy nos escuchan y nos miran de otra manera porque pueden observar  que los plantines crecen, que la nueva plantación se desarrolla”.

Mejora estratégica

El Programa de Renovación de Viejos Yerbales se inscribe dentro de las acciones que ejecuta el INYM en el marco del Plan Estratégico acordado entre los sectores de la actividad yerbatera. Uno de los requerimientos de los productores fue, precisamente, la necesidad de incorporar mejoras en sus plantaciones. Si bien este programa alcanza a un número determinado de colonos, su objetivo es que estos yerbales de buenos rendimientos sirvan como modelos e incentiven a los demás productores.

Fondos para forestación

El ingeniero Roque Toloza explicó que para la  forestación se gestionaron recursos de diversas fuentes, de tal manera que los plantines e insumos lleguen sin costo para los productores.

En algunos casos se recurrió a un Sub Proyecto Forestal de Conservación y Producción de la Unidad de Cambio Rural (UCAR), del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. También se obtuvieron recursos de otros planes de promoción forestal de la Nación y, además, otros colonos se integraron al Plan Leña Renovable que ejecuta el  Ministerio del Agro y la Producción de Misiones.

Dejanos el tuyo

© 2015 INYM

Ir a la barra de herramientas