Novedades

El tractorazo yerbatero

nuestra historia | 28/10/2014

Narramos los hechos que marcaron un quiebre en la historia del sector yerbatero en la zona productora.

La zafra yerbatera de marzo de 2002 empezó con precios muy bajos. En las chacras, la desazón y el convencimiento de empujar cambios en el escenario.
No era para menos.

La yerba mate arrastra una larga historia de ajustes y desajustes.
La dećada del 90 se caracterizó por seguir los lineamientos del neoliberalismo económico. El plan de Convertibilidad junto con las privatizaciones, desregulaciones y la apertura al exterior fueron los ejes centrales de Gobierno a partir de 1991.

El mercado yerbatero fue afectado por la desregulación de la actividad productiva en la Argentina, ya que trajo un aumento de la producción y como ejemplo basta citar que a partir de 1997 este mprotesta yerateraercado evidenció signos de saturación. Frente a una oferta de materia prima en expansión con la  producción de las nuevas plantaciones, se produjo una drástica caída en los precios pagados al productor primario. La situación se agravó con el incremento en los costos de comercialización.

En febrero de 2002, luego de  luchas en reclamo de mejores condiciones para los productores, el Congreso de la Nación aprobó la ley de creación del Instituto Nacional de la Yerba Mate. Los desacuerdos respecto a los precios no permitieron la finalización del marco reglamentario y por lo tanto se demoró su instrumentación.

En marzo, los productores sentían que no valía la pena iniciar la zafra. El kilo de hoja verde valía 0, 04 centavos de pesos y el de yerba canchada no superaba 0,25 centavos de pesos. Muchos de ellos pusieron en marcha sus tractores, en este caso no para trabajar la tierra sino para mostrar en la capital provincial la dura realidad del sector agrario.

 

El Cruce Karaben, en la ruta nacional 14, entre Guaraní y Oberá, fue un punto importante de concentración. En cada rincón de la tierra colorada fueron apareciendo referentes, como Carlos Hut, en Aristóbulo del Valle; Hugo Sand, Carlos Ortt, Enrique Kuszko y su esposa Nélida Beatriz Wojtowicz, Beto Hein, hugo sanz protesta yerbateraArgentino Almeida, la familia Koch, Martín Tonn y Carlos Minoura, en la zona Centro; Andrés Zadorozne, en la zona Sur; Juan Carlos Gomeñuka, en San Pedro; Manfredo Seifert, en Monte Carlo; los Petterson, en la zona Norte; Juan Tarasiuk, y Jorge Haddad, en Jardín América y San Ignacio; Luis Mancini, en Campo Viera, y Pedro Angeloni, de la Federación de Cooperativas.
A fines de mayo, el malestar de los trabajadores se evidenció con una contundente columna de tractores viejos ingresando a la ciudad de Posadas.

Era el 29 de mayo de 2002. Las viejas maquinas agrícolas ocuparon lenta y pacíficamente las calles de la ciudad capital, hasta llegar a la plaza 9 de Julio y a su paso se multiplicó el apoyo de comerciantes, docentes y vecinos en general.
El espacio público por primera vez en la historia cobijó a la más fiel expresión agraria de Misiones. Frente a la Casa de Gobierno, se ubicaron los colonos yerbateros con improvisadas carpas y 358 tractores portando cartelería y banderas argentinas.

La consigna fue permanecer hasta lograr respuestas concretas al reclamo. Pasaron  53 días, entre anuncios, propuestas de soluciones que no cubrían las expectativas, el cansancio, el frío y la incertidumbre, escollos que fueron superados con la solidaridad de varios sectores y con el convencimiento de que el cambio era posible.protesta yerbatera misiones
“El pueblo notó que era una protesta legítima y apoyó con la donación de alimentos y su presencia en la plaza”, recordó Enrique Kuszko.
El dirigente agrario destacó la unión y la humildad de los hombres que impulsaron la histórica manifestación. “No éramos líderes, todas las decisiones se tomaban en conjunto. Cuando nos juntábamos en la plaza para informar una novedad o decidir una acción, lo hacíamos como autoconvocados, decíamos que éramos autoconvocados”, recordó  Kuszko.
Presos de la incertidumbre, en junio los productores decidieron tomar otras medidas. Se inició un paro de la actividad productiva y cortes de ruta en diversos puntos de la provincia. En paralelo, se conoció una veintena de denuncias penales en contra de la entonces vigente Coordinadora Multisectorial, que representaba al sector productivo yerbatero y a otros disconformes con el curso económico vigente.

Finalmente el 13 de julio de 2002 el presidente de la Nación firmó el decreto reglamentario que puso en marcha el Instituto Nacional de la Yerba Mate y con esa medida, los productores pasaban a formar parte de la decisión de  los valores de la materia prima de la yerba mate.protesta yerbatera rumbo a la plaza
El hecho fue festejado en el emblemático Cruce de San José (ruta provincial 105 y nacional 14), lugar en el cual los yerbateros se asentaron para evitar el avance de camiones portadores de yerba mate, y recibido en la plaza pública con un acto con discursos y celebraciones religiosas.
Los tractores abandonaron la plaza céntrica de Posadas entonando el Himno Nacional y haciendo sonar las bocinas de los tractores.

La partida se inició a las 16, la caravana de productores se dividió en dos bloques, un grupo se dirigió a la ruta nacional 12 y otro hacia la ruta provincial 105 para regresar por fin a sus chacras con la esperanza depositada en el nuevo Instituto Nacional de la Yerba Mate.

Dejá el tuyo
Ir a la barra de herramientas